Adsense VF

AddThis

Comandante bosniocroata muere tras beber "veneno" durante lectura de fallo: TV

El ex comandante de guerra de las fuerzas croatas de Bosnia, Slobodan Praljak, es visto durante una audiencia en el tribunal de crímenes de guerra de la ONU en La Haya, Holanda, el 29 de noviembre de 2017. El TPIY a través de REUTERS TV




LA HAYA, 29 nov (Reuters) - Un comandante de las fuerzas bosniocroatas en tiempos de guerra murió el miércoles tras beber "veneno" segundos después de que un tribunal de apelaciones de la ONU ratificara su sentencia de 20 años por crímenes de guerra cometidos contra musulmanes bosnios, informó la televisión estatal croata.

Slobodan Praljak, de 72 años, falleció en un hospital de La Haya tras beber de un recipiente pequeño que contenía lo que dijo era veneno mientras el juez leía el fallo contra él y otras cinco personas, agregó la televisión estatal citando fuentes no identificadas.

El aparente suicidio en el tribunal, cuya sesión estaba siendo retransmitida en video, se produjo en los minutos finales del último juicio en la Corte Penal Internacional para la ExYugoslavia, que cierra sus puertas el mes que viene.

"Acabo de beber veneno", comentó Praljak en la corte cuando se leía su condena. "No soy un criminal de guerra. Me opongo a esta condena".

Tras beber el líquido, Paraljak se sentó y se cayó de la silla, dijo un abogado que estaba en la sala en el momento del suceso.

El juez que presidía el juicio, Carmel Agius, suspendió la sesión y el personal médico llegó rápidamente a la sala, que fue declarada escena del crimen por las autoridades holandesas.

El incidente eclipsó una sentencia que era muy esperada en Croacia, cuyo parlamento suspendió las actividades para que los diputados pudieran seguir la lectura del veredicto.

El tribunal confirmó las condenas de Praljak y otros cinco bosniocroatas: Jadranko Prlic, líder político de la provincia croata de Bosnia, y los funcionarios militares y policiales Bruno Stojic, Milivoj Petrovic, Valentin Coric y Berislav Pusic.

Los acusados recibieron el miércoles condenas de 10 a 25 años. La decisión no puede apelarse.